15 junio, 2024
Opinión

SE AGRAVA LA CRISIS HÍDRICA EN SONORA.

Daniel Barrón Torres
Dirigente seccional Sur de Sonora

Próximos a las votaciones del 2 de junio, vale la pena hacer un alto en el camino, para abordar un tema que a mi parecer se viene agravando conforme llegan los meses de calor a nuestro estado. Y es que, desde el mes de abril, el gobernador del estado, Dr. Alfonso Durazo a través de una declaratoria de emergencia hídrica, ya declaraba y aceptaba que en el 98.6% del territorio estatal se encontraba en sequía. Entre las medidas que propuso implementar el gobernador ante esta situación extraordinaria, se mencionaba la inducción de lluvias, llevar agua en pipas, perforación de pozos y una partida presupuestal extra para apoyos a ganaderos y agricultores por más de 100 millones de pesos.


Acompañó a esta declaratoria del gobernador manifestaciones y pronunciamientos de organismos del sector productivo ganadero y agrícola del estado. Ganaderos del sur de Sonora alertaban que ante la escasez de agua, el ganado empezaba a morir, además de que, derivado de la falta de buenas cosechas y lluvias, el alimento para el ganado estaba subiendo de precio hasta en 60%. En Álamos el gobierno municipal declaró como pérdida total el 100% de los cultivos sembrados por la falta de agua para el segundo riego de apoyo. Las asociaciones agrícolas del Valle del Yaqui calculaban en miles de millones de pesos las pérdidas por la falta de agua para los cultivos de la temporada. 300 mil hectáreas no se sembraron en los valles del yaqui y del mayo.


Como bien es sabido, casi la totalidad del agua que se utiliza en el riego de los cultivos, para la sobrevivencia del ganado, funcionamiento de las industrias y abastecimiento de las ciudades proviene de las presas de almacenamiento o de la perforación de pozos. Las presas almacenan agua proveniente de ríos y de la captación de lluvias. Y de acuerdo con el reporte de presas del organismo cuenca del noroeste de la Conagua, con datos de estos días, el almacenamiento total de las 10 presas del estado se encuentra al 12.3%. Es decir, que ni las 10 juntas logran cubrir el 15%. Esto es delicadísimo. Porque, ya viendo al detalle cada una de las presas, resulta que: 3 están completamente secas, 3 están cercanas a secarse y las 4 restantes no llegan ni al 20% de almacenamiento.


Con estos datos, se antoja grave el panorama para Sonora. Y en particular, gravísimo por partida doble para las miles de familias pobres del estado. Para muchas colonias y comunidades con mayoría de población pobre, no es ninguna novedad la escasez de agua potable. Es decir, en todo caso se prolongarían los días sin agua o se recortaría todavía más la cantidad que les llega. Y por otro lado, cuando el sector agropecuario es golpeado por la falta de agua para sembrar, no solamente le va mal al dueño de la tierra, por consecuencia, los jornaleros agrícolas, tractoristas, cargadores y demás personal empleado para la producción de la tierra, pierden en automático su fuente de empleo y por consiguiente no hay dinero para llevar a casa.


En otras palabras, con la crisis hídrica que se agrava, los pobres de sonora no solamente padecerán el agravamiento de la falta de agua en sus hogares, sino que, también empiezan a padecer la falta de empleo por la paralización del agro y la industria que recortan su personal o paran su producción por la falta de agua para producir. Municipios como Etchojoa y Huatabampo desde hace unos meses ya comenzaron a exportar mano de obra de jornaleros desempleados con destino a las maquilas de Nogales, Guaymas y Hermosillo. Y como remate de lo mal que se están poniendo las cosas para el Sonora profundo, la semana pasada en todo el casco urbano de Huatabampo se incrementó el precio del garrafón de agua. Otro golpe directo al bolsillo de los mas necesitados.


En un artículo reciente, el dirigente estatal de Antorcha en Sonora, profe Bernardino Domínguez, ilustraba a este respecto sobre como acaparan y depredan el vital líquido las empresas multimillonarias del país en detrimento de los millones de mexicanos pobres. En su artículo ¿Quiénes están acabando con el agua en México?, Bernardino señalaba que el 20% del agua potable del país la concentraban apenas 3,300 empresas (el 1% acapara el 20% de agua), mientras el resto del país sufre y muere por la escasez del agua. ¿Quién permite esto?, por supuesto, el modelo económico capitalista con el consenso del gobierno en turno.


De aquí se desprende que mientras siga prevaleciendo la política económica neoliberal de la máxima ganancia sin importar la expoliación de los recursos naturales, a los millones de pobres sonorenses y de todo el país, el único camino que nos queda es de luchar por que esta situación cambie. Necesitamos poner en el poder político de la nación un proyecto de cuidado y protección de los recursos naturales por encima de los intereses mezquinos de los multimillonarios. Pero, para que esto pase, se requiere que previamente nos organicemos y eduquemos políticamente en torno a un mundo más equitativo. Esta es la tarea principal por ahora para todos los antorchistas. De lo contrario estaremos presenciando la paulatina destrucción del planeta y consecuentemente la extinción de nuestra especie.


No está de más hacer la invitación para que, pasando el 2 de junio, como sonorenses y principales perjudicados de la escasez hídrica, alcemos la voz y reclamemos de manera colectiva mayor atención y recursos para que el gobierno estatal y federal atiendan este problema social. Callados y contemplando el mal únicamente logramos perpetuarlo. Desde el Movimiento Antorchista hacemos el llamado al gobernador y a Conagua para que sean más serios con el pueblo y se les explique la verdadera situación en que se encuentra el estado y tomen medidas para remediar o atenuar esta gravísima falta de agua.

Leave feedback about this

  • Quality
  • Price
  • Service

PROS

+
Add Field

CONS

+
Add Field
Choose Image
Choose Video
X